domingo, 24 de octubre de 2010

Inaugurando el huerto...


Ayer inauguramos el huertecito. Todos los que hemos participado en él estamos muy orgullosos. Fue una inauguración poco concurrida, ya que vinieron pocos niños, pero no por eso menos emotiva ya que lo preparamos con mucho cariño y los niños fueron partícipes en todo momento del acto.
En primer lugar hice una presentación sobre la Pachamama, donde hablaba del origen de las cosas, de la complementariedad y de cómo debemos de cuidar de ella para que ella nos pueda seguir suministrando cosas, animales, plantas, etc.

 Antes y durante la presentación estuvimos recortando botellas de agua, reciclándolas, para sembrar nuestras pequeñas semillas. Les pusimos los nombres de los niños que vinieron para que luego puedan hacer el seguimientos de sus plantitas, estaban muy emocionados! Todo estaba listo para empezar con la ofrenda a la Pachamama.


Nuestros padrinos en este caso fueron nuestro amigo Paolo, que ha estado trabajando bien duro en el huerto, y cuando digo duro es porque cualquier esfuerzo a 3.400 m se duplica en gasto de energía os lo aseguro. Y nuestra madrina fue Gloria, una madrina al que todos los niños tienen mucho cariño, yo la fotógrafa de la ocasión, inmortalizando el evento.

Los niños hicieron dos filas y se cortó la cinta para entrar al huerto y poder empezar la ofrenda con Edwin que fue el encargado de hacer el acto y nosotros lo acompañamos.

Después de quemar el incienso natural, ya que todo tiene que ser natural, y las hojas de coca, Edwin nos repartió 3 hojas de coca a cada uno para que pidieramos tres deseos a la Pachamama.




Después todos pusimos nuestras hojas con nuestros deseos junto con el incienso para que todo se quemara. Hay fotos realmente bonitas que colgaré en el album.

Después de quemar nuestros deseos, se tira un poco de vino en la tierra, se hace un agujero y se entierra el incienso. Acto seguido tiramos el vino en las cuatro esquinas del huerto. Somos conscientes de la importancia de lo que estamos haciendo y de lo que esperamos de la madre tierra.
Ya estamos listos para plantar nuestras semillitas, semillitas que trajeron los niños, de habas, de trigo, de cebada...todos se tiraron como locos para rellenar sus vasos reciclados.


y después los pusimos en la repisa que se habilitó para ello y se regaron con mucho amor.


También el centro compró semillitas para plantar en el suelo de varias clases de lechuga y los niños con sus palitas de jardinero estuvieron removiendo la tierra y habilitándola para poder plantar todo, hicieron un trabajo excelente estos cultivadores.

Pues bien! ahora solo quedaba por desvelar que nombre le hemos puesto al huerto, y para ello entre Paolo y yo hicimos esta semana un tablón con el nombre, el que se destapó para finalizar el acto.


Le hemos llamado así porque creemos que este pequeño huerto es una semilla donde trasmitiremos la idea de fusionar en la vida: ESTUDIO y TRABAJO (autoproducción), meditación, juego, etc.
Intentamos que los niños tengan un ambiente donde se puedan hacer muchas cosas y que cada uno encuentre su rincón de enseñanza, su motivación, su creatividad. Que puedan desarrollarse y aprendan no solo algo que hacer sino a compartirlo con los demás y poco a poco lo vamos consiguiendo.


Estos son los verdaderos protagonistas de este sábado, luego vinieron juegos y su refrigerio para coger reponer fuerzas.



Una vez más estos niños me impresionan por la pasión y la ilusión que le ponen a las cosas. Les encanta trabajar con sus manos y participar en todo.
Realmente fue un día de lo más enriquecedor en el que todos disfrutamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario